La Revolución de las Cosas Grandes

Dice Facundo Cabral en alguna de sus ocurrencias que “los argentinos tienen un problema para cada solución” y en realidad vemos ejemplos de esta frase en muchas de las informaciones a diario. Es más fácil criticar que proponer, especialmente cuando no se conoce la complejidad de una condición o un trabajo, de allí la sapiencia de otra frase célebre que dice algo así como “…la tranquilidad que da la ignorancia”.

Son mayoría quienes creen fehacientemente que cualquier cosa que pasa, ellos lo habrían hecho mejor y critican de manera retrospectiva los hechos como si vieran hacia el futuro, y pretenden cambiar cualquier realidad pasada; y hasta se atreven a decir que “todo tiempo pasado fue mejor…”

En estos tiempos – y a estas edades – en que nos gusta ver hacia atrás y revisar los hechos de héroes de nuestro tiempo como puedo nombrar a la Madre Teresa de Calcuta, Juan Pablo II, Michael Jackson, Muhammad Yunus, Médicos sin fronteras, Martti Ahtisaari, Jaime Jaramillo y miles de personas más, la mayoría anónimos; admiramos el valor de ayudar a los necesitados desconocidos, solo con actitud y sobre todo con buenas ideas.

Es difícil de evaluar cuál caso es más honorable o admirable.

A primera vista podríamos pensar que es más admirable cuando la ayuda inicia desde el anonimato o desde la pobreza misma, desde la falta de recursos, pero también podríamos admirar por todo lo alto la capacidad de ayuda desde un punto elevado, a veces es más difícil ayudar cuando lo tenemos todo. Hay un instinto de sobrevivencia que nos obliga a cuidar lo que tenemos, lo que tanto nos ha costado, lo que nadie nos ha regalado y, ¿Por qué vamos a ayudar si nadie nos ayudó cuando lo necesitamos y estamos tan bien gracias a la ayuda de nadie?

Todas las formas de ayuda son admirables siempre que sean desinteresadas y/o sinceras, sean desde arriba o desde abajo, particularmente pienso que es más difícil cuando se hace desde arriba, aunque suene paradójico. El “Chapulín colorado” tenía más oportunidades de crecer porque era pequeño, miedoso y débil, mientras que Superman tenía tantos poderes sobrenaturales que cualquier cosa le resultaba fácil, no hay ningún heroísmo en eso y, sin embargo, Superman nunca pudo hacer lo más difícil que hacía el Chapulín, hacernos reír mientras llevaba a cabo sus delicadas y exitosas misiones.

Hemos escuchado hablar de “la revolución de las cosas pequeñas”, un concepto muy interesante, una buena idea pero incompleta si solo se queda en esa “revolución” que no conduce a nada, totalmente inútil si solo se trata de la insulsa denuncia de abusos para evidenciar el aumento de las desigualdades sociales sin que se genere al menos una – UNA – idea para hacer algo positivo. Si esta “revolución” genera algo más que lo que genera un berrinche de una adolescente que se pinta el pelo verde o morado por que “soy rebelde”, si esto genera al menos una idea, Bienvenida la Revolución.

Pirry, yo se que el trabajo es extenuante pero debe haber muchas maneras de aprovechar tantas ideas para construir hechos tangibles y soluciones que formen competencia para aquellos que abusan del poder. Si hay quienes se inventan una empresa para favorecerse por una ley de la República, entonces nada mejor que hacer lo mismo, exactamente lo mismo, y apegado a la ley, pero desde la competencia, mejorar el precio del servicio sin bajar la calidad, yo se que hay mucha gente que se le mide al asunto.
Planteo que para cada problema propongamos una solución, trabajemos en eso, los recursos se consiguen, hay miles de grandes, medianas y pequeñas empresas que preferirían destinar dinero para obras – deducibles de los impuestos – con un fin social, y disminuir los aportes en impuestos.

Ahora, que si esta es la idea del propio ente recaudador, cuan más admirable… ¿Se imaginan a la DIAN propuesta para Premio Nobel de La Paz?

Bienvenidos a la Revolución de Las Cosas Grandes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s